En etapa final juicio de Apple y Samsung

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    NEW YORK, NY - SEPTEMBER 20: Gregory Rocco, of Brooklyn, New York, looks at an iPhone 5C on display at the Fifth Avenue Apple store on September 20, 2013 in New York City. Apple launched two new models of iPhone: the iPhone 5S, which is preceded by the iPhone 5, and a cheaper, paired down version, the iPhone 5C. The phones come with a new operating system. (Photo by Andrew Burton/Getty Images)

    SAN JOSE – La batalla entre las compañías productoras de teléfonos inteligentes más grandes del mundo llega a su fin esta semana con los argumentos de cierre de un juicio que ha revelado cuan feroz es la competencia entre Apple y Samsung.

    Se espera que los argumentos de cierre en el juicio por violación de patente comiencen el lunes. Los gigantes de la manufactura de “smartphones” se acusan mutuamente de robar sus diseños y sus funciones.

    De Samsung perder la disputa tendría que pagar $2 billones mientras que si Apple es el que pierde tendría que pagar varios cientos de millones de dólares.

    Abogados de ambos bandos han pasado meses tratando de hacer agujeros en las demandas legales por patentes mientras intentan mantener a los ocho miembros del jurado involucrados.

    Uno de los detalles que más ha llamado la atención durante el juicio, que ha durado un mes, son los correos electrónicos y presentaciones en reuniones—información privilegiada—que muestran la frustración de ambas compañías en la competencia por dominar el mercado.

    A menos de un año de que Apple revelara su iPhone en el 2007, oficiales de Samsung admitieron que estaban perdiendo clientes.

    Pero Samsung luchó ofreciendo el sistema operativo de Google, Android, así como teléfonos más baratos con pantallas más grandes.

    “Los consumidores quieren lo que no ofrecemos”, decía una presentación de Apple de 2013, indicando que la competencia estaba tomando terreno con sus precios competentes ya hace unos años atrás.

    Ambas compañías también se dedicaron a estudiar las estrategias de mercado de la otra.

    En el 2009, diseñadores de Samsung examinaron, paso a paso, por qué los iPhones eran conocidos por ser teléfonos más fáciles de usar que Samsung, y encontraron que sus sistemas eran menos atractivos.

    Cuando un anuncio de Samsung salió al aire durante el Super Bowl de 2013, el director de mercadeo de Apple, Phil Schiller, aplaudió a la competencia.

    En los tres años de disputas legales que llevan las compañías, el mercado de Samsung ha crecido hasta convertirse en líder. Uno de cada tres “smartphones” vendidos el pasado año era Samsung. Apple, con precios más altos, alcanzó el segundo puesto, con un 15 por ciento del mercado global.

    Hace dos años un jurado federal encontró a Samsung culpable de infringir en patentes de Apple y fue ordenado a pagar $900 millones. La compañía apeló la decisión y fue permitida continuar vendiendo productos con la tecnología que se disputaba en corte.