Descubren restos de barco en la Bahía

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    A más de 125 años del incidente, la NOAA encontró el buque naufragado a 217 pies en el agua, debajo del puente Golden Gate.

    SAN FRANCISCO – Las primeras imágenes de los restos de un barco de vapor que se hundió en la Bahía de San Francisco en el 1888 y en el que murieron 16 personas, fueron publicadas el miércoles por científicos federales.

    El barco City of Chester, construido con madera y hierro, se hundió el 22 de agosto de 1888 luego de chocar con una embarcación mucho más grande en medio de una densa neblina.

    El choque llegó a poco tiempo de que familiares le desearan a sus seres queridos un buen viaje y el Chester saliera con 106 pasajeros hacia Eureka, California y Portland, Oregon.

    Momentos después, el barco se partió en dos por el Oceanic.

    A más de 125 años del incidente, un equipo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica encontró el buque naufragado a 217 pies en el agua, debajo del puente Golden Gate.

    Imágenes que muestran la historia del naufragio se planifica en Chrissy Field, en San Francisco, desde donde se puede ver el lugar preciso en donde se hundió el Chester.

    Laura Pagano, miembro del equipo de la NOAA, dijo que fue un momento emotivo conocer la historia del naufragio.

    “Fue triste por la pérdida de vidas”, dijo Pagano. “Pero poder conectar con la historia del naufragio a más de 100 años fue inmensamente satisfactorio.

    La tripulación utilizó un sistema de imagen sonora para capturar imágenes tridimensionales de los restos del avión.

    James Delgado, arqueólogo y científico principal de cartografiar el Titanic en el 2010, dijo que en aquel tiempo los periódicos reportaron que la culpa del accidente fue de la tripulación del Oceanic.

    Sin embargo, los científicos de la NOAA dijeron que la prensa olvidó incluir los relatos de heroísmo de algunos testigos.

    La investigación oficial apunta a que fue el capitán del Chester el culpable del naufragio.

    San Francisco era uno de los puertos más concurridos e importantes del país en el 1888.

    Los investigadores también concluyeron que aunque había mucha neblina, el mar estaba calmado, a excepción de una marea fuerte que creó una resaca en Fort Point, lo que afectó la habilidad del Chester de moverse.

    Los dos barcos se divisaron a media milla de distancia, pero no lograron retroceder sus motores a tiempo.

    El Chester se hundió en unos cinco o seis minutos.

    El hundimiento del Chester fue la segunda tragedia marítima más grave en la Bahía de San Francisco. La peor ocurrió en el 1901 cuando el barco de vapor SS City of Rio de Janeiro chocó contra un arrecife y provocó la muerte de más de 120 personas.