Cordileone asistirá a marcha "anti gay"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Según una carta enviada a Cordileone, los grupos que organizan la marcha de la que participará contradicen la creencia cristiana sobre la dignidad de todo ser humano.

    El arzobispo católico de San Francisco, Salvatore Cordileone, respondió el lunes a la petición que le hicieron políticos, activistas y líderes religiosos de otras denominaciones de no asistir a un mitin organizado por grupos considerados anti gay.

    En declaraciones escritas, el líder católico en el Área de la Bahía dijo que es su deber proclamar “la verdad sobre el matrimonio como una unión entre hombre y mujer”, aún cuando su opinión sea considerada antipática.

    La marcha, conocida como “March for Marriage”, se celebrará en Washington D.C. y es patrocinada por el National Organization for Marriage y otros grupos que se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo.

    Cordileone dijo que la postura de la Iglesia Católica en cuanto al matrimonio le requiere “proclamar la verdad, toda la verdad sobre los humanos y la voluntad de Dios para que podamos prosperar”.

    Entre los políticos que hicieron un llamado al arzobispo de no participar de la marcha lo fueron la líder de la minoría en la Cámara de Represenantes, Nancy Pelosi, y el vicegobernador de California, Gavin Newsom. Ambos dijeron ser católicos practicantes que apoyan la unión de homosexuales.

    Según la petición enviada a Cordileone, los grupos que organizan la marcha contradicen la creencia cristiana sobre la dignidad de todo ser humano, así como algunos de los comentarios que hizo el Papa Francisco sobre los derechos de los homosexuales.

    Por su parte, el arzobispo respondió que difiere de la caracterización que se ha hecho del evento y de la sugerencia que el Papa Francisco estaría en contra de su participación en la misma.

    Cordileone es considerado uno de los líderes a nivel nacional que se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo, ayudando a recaudar $1.5 millones para pasar la Proposición 8, medida que eliminó el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio en las elecciones de 2008 en California y que fue revocada en el 2010.