Angeles en todos lados

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    Los ángeles están por todas partes: en escarapelas, figuras magnéticas adosadas al panel del automóvil, ornamentos de recuerdo, y en una obra teatral ganadora de un premio Pulitzer.

    Pero el interés en los ángeles es más que una moda contemporánea. Según una historiadadora de la Universidad de Michigan, los ángeles causaron intenso interés también en los primeros tiempos del cristianismo.

    "De la misma forma en que la gente hoy piensa acerca de su perro o su gato como parte de la familia, muchas personas en los primeros quinientos años del cristianismo estaban convencidas de que los ángeles formaban parte de su vida", dijo Ellen Muehlberger, profesora asistente de Estudios del Oriente Medio en el Colegio de Literatura, Ciencias y Artes (LSA) de la UM.

    En la Biblia se nombran varios tipos de ángeles pero no están definidos, y durante el siglo cuarto y quinto el cristianismo elaboró qué habían hecho y qué hacen los ángeles, según Muehlberger, quien está escribiendo un libro sobre los ángeles en la antigüedad. Un autor que vivió en Siria alrededor del año 500 organizó lo poco que se sabía acerca de los ángeles en una "jerarquía celestial": serafines, querubines, tronos, dominios, virtudes, autoridades, principalidades, arcángeles y ángeles.

    Al fin de la antigüedad la identidad de los ángeles era mucho más amplia de lo que es ahora: algunos cristianos hablaban de Cristo como un ángel, o sugerían que los monjes cristianos ascetas que renunciaban a la familia, la comida, la bebida y el sexo y vivían en el desierto eran, en realidad, ángeles. Pero, según Muehlberger, cuando los monjes egipcios se enteraron de que se les consideraba ángeles rechazaron enfáticamente la idea.

    "Ellos dijeron: ‘Actuamos como animales, no como ángeles’", señaló Muehlberger. El énfasis monástico en la humildad contradecía directamente la reputación de los ascetas como personas especiales, santas, equiparables a los ángeles, explicó.

    Según Muehlberger cuál era exactamente la apariencia de los ángeles y cómo actuaban, y qué podían hacer los humanos para ganar o perder su ayuda eran asuntos de discusión frecuente.

    La mayoría de las personas no imaginaba que los ángeles tenían la apariencia que hoy les atribuimos, como hermosas criaturas aladas con vestimentas diáfanas.

    "En la antigüedad algunos cristianos creían que los ángeles eran mentes, o intelectos, sin cuerpo", dijo Muehlberger. "En cierto modo los ángeles eran como computadoras: muy, muy buenos para discernir las cosas y para hacer cosas porque tenían mentes racionales pero no tenían la dificultad como los humanos de lidiar con los deseos y pasiones".

    Una de las nociones modernas más difundidas acerca de los ángeles emergió al final de la era antigua del cristianismo que Muehlberger estudia.

    En esos tiempos, si bien algunos cristianos creían que los ángeles custodios protegían a todos los seres humanos, otros estaban convencidos de que sólo quienes habían demostrado su virtud recibían un ángel custodio.

    Estos eran los "ángeles de la guardia" o "ángeles compañeros", y no todas las personas tenían uno.

    "Ciertos monjes en Egipto, hacia el fin de la antigüedad, no creían que habían nacido con un ángel de la guardia que los cuidaba a lo largo de todas sus vidas. En cambio esperaban recibir un ángel compañero sólo como recompensa por el comportamiento virtuoso", añadió. "Tu ángel compañero era un ayudante que podía apoyarte para combatir a los demonios y solo llegaba si tú habías demostrado que lo merecías. Pero si tú te apartabas de la comunidad, si ibas a la aldea y te involucrabas en actividades ‘mundanas’, ese ángel compañero podía abandonarte".

    Si bien hay personas que no son cristianas y también creen en los ángeles, Muehlberger dice que la creencia persiste hoy especialmente entre los cristianos y particularmente en Estados Unidos.

    "El cristianismo norteamericano ha sido siempre innovador, adaptable y diverso", dijo Muehlberger. "Yo veo el interés contemporáneo en los ángeles como un ejemplo de esas características".