Cargos para PG&E por explosión fatal

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    La explosión destruyó 38 residencias en San Bruno y provocó la muerte de ocho personas.

    SAN FRANCISCO -- La compañía Pacific Gas and Electric fue acusada formalmente el martes con cargos federales de delitos graves por violación a la seguridad en relación con la explosión de un gasoducto en la ciudad de San Bruno en el 2010.

    PG&E fue acusada con 12 violaciones graves a las leyes de seguridad de gasoductos, lo que podría llevar a una posible multa de $6 millones o más si la corte decide que la compañía se benefició económicamente de la explosión.

    Los fiscales federales alegan que PG&E se apoyó conscientemente de información errónea e incompleta a la hora de evaluar la seguridad del gasoducto que eventualmente explotó, provocó una bola de fuego y destruyó 38 residencias en San Bruno.

    Ocho personas murieron y decenas de los que resultaron heridos aún se encuentran recuperándose a casi cuatro años del incidente.

    "Los ciudadanos del norte de California merecen que sus proveedores de servicios pongan en primer lugar la seguridad de la comunidad”, expresó la procuradora Melinda Haag.

    La acusación también sostiene que la compañía no actuó ante amenazas en su sistema de gasoductos aun cuando sus propios inspectores detectaron problemas.

    Tras casi un años de la explosión, investigadores de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte encontró que estos lapsos por parte de PG&E provocaron la explosión.

    La junta también caracterizó la explosión como un “incidente de organización”, no sólo un simple fallo mecánico.

    Funcionarios de San Bruno recibieron la acusación con aplausos.

    El administrador de San Bruno, Connie Jackson dijo que la acusación valida la posición que tomó la ciudad de que hubo negligencia.

    “San Bruno está esperanzado en que la acusación oficial traiga un grado de justicia y una conclusión para la ciudadanía y las víctimas”, agregó.

    La procuradora general Kamala Harris también aplaudió los cargos.

    Por su parte, el presidente y CEO de PG&E Tony Early dijo que la compañía se responsabiliza y está profundamente apenada con el incidente.