Francotirador asesino que sembró el horror tiene mala noticia