Por qué las “gorditas” brillan en la intimidad, según la ciencia