1. Que México y Chile avancen y se enfrenten

Sería increíble ver a dos equipos latinoamericanos enfrentarse en la final, y resultaría la oportunidad perfecta para que México se sacara la espina por la goleada que sufrió la Selección Mexicana ante los chilenos en la Copa América del 2016.

2. Ver el potencial de Rusia como anfitriona de la Copa del Mundo

La Copa Confederaciones es en cierto modo un ensayo del gran evento que viviremos en el 2018. Las cuatro sedes del Torneo de Campeones: Kazán, Moscú, San Petersburgo y Sochi , y sus estadios: San Petersburgo, Kazán Arena, Spartak y Fisht, han estado organizando partidos de prueba, y entrenando a los 6 mil voluntarios que recibirán a los visitantes.

3. Que Nueva Zelanda llegue lejos

La verdad, a los aficionados nos encantaría ver al equipo realizar un baile Haka, como hacen los equipos de rugby de Nueva Zelanda. Además, sería genial si Australia llegara a las semifinales y se enfrentara a su vecina.

4. Cómo el nuevo sistema de asistencia de arbitraje afectará los partidos

Los organizadores de la Copa del Mundo del próximo año planean emplear la asistencia de video de arbitraje (VAR), así que la Copa Confederaciones servirá para introducir el sistema.

5. Descubrir nuevos ídolos

Siempre serán bienvenidas las actuaciones que lleven el torneo por caminos inesperados. Pudiera ser Vincent Aboubakar, de Camerún, quien juega para los Besiktas en la Liga Turca. O tal vez Chris Wood, de Nueva Zelanda, que juega para Leeds United. Pero parte del encanto es la sorpresa, así que el nuevo ídolo puede surgir de cualquier equipo.

6. A Cristiano Ronaldo con todo su potencial

Hay una expectativa generalizada por ver esos movimientos increíblemente brillantes con los que ha formado su carrera. ¿Hará otro gol a 36 metros de distancia? ¿Un tiro de último minuto que cambie el resultado y le dé la victoria su equipo? Indudablemente él es uno de los mayores atractivos del evento.

7. A los nuevos jóvenes pilares del equipo alemán

El entrenador apostó por las caras nuevas para no sobrecargar a sus titulares mundialistas, así que el equipo alemán será en cierta forma el menos experimentado de los participantes. Pero es seguro apostar a que cualquier integrante que Alemania haya seleccionado tiene potencial y talento, así que podremos ver cómo se va dando la cohesión entre los jugadores.

8. El renovado juego de Rusia

El equipo seguramente ha trabajado muy fuerte para cambiar la mala imagen que quedó de Brasil 2014. Se sabe que han dado prioridad al trabajo de los equipos de la liga rusa, especialmente a las academias inferiores, Y será muy interesante ver si estos nuevos futbolistas están ya completamente preparados y, después de ser rivales constantes en su liga, saben trabajarán juntos ante una audiencia internacional.

9. Una final sin europeos

Para cambiar la tendencia actual, en la que prevalecen de los equipos del viejo continente, sería interesantísimo que entre los equipos que avanzaran a las semifinales ninguno fuera europeo.

10. Un triunfo de Camerún

Este equipo sorprendió a todos al salir victorioso de la Copa Africana de Naciones 2017. Sería asombroso ver a Camerún ganar la Copa Confederaciones. ¿Quién no ama una victoria sorpresa?